lunes, 6 de julio de 2009

A propósito de la homofobia...



Estos días son de celebración para la comunidad LGTB y todas aquellas personas que nos valoran. Sabemos que tenemos la igualdad (casi) legal (sigue habiendo por ahí pequeños huecos legales que nos discriminan). Sin embargo, lo que realmente nos importa y nos preocupa, y por lo que hay que seguir luchando, es por la igualdad REAL. De ésta, en España, estamos todavía lejos, aunque vayamos acercándonos, a pesar de que España sea uno de los países más avanzados en este sentido. Parece ser que el orgullo levanta ampollas de los sectores más conservadores y carcas, que no dejan de escribir en sus medios artículos que destilan odio por cada linea.
En estos artículos aparece con frecuencia la recurrente pregunta: orgullosos, ¿de qué?
Les viene muy bien a estos medios que el orgullo sea una gran fiesta multicolor en la que la gente va como le parece y hace lo que le da la gana. A algunos sectores de la comunidad LGTB no les gusta el orgullo precisamente por esto, porque consideran que carece de toda reivindicación. Sin embargo, además de las carrozas (lo que suele aparecer en los medios, lo que más llama la atención)también hay una parte de manifestación, que parece ser que no vende tanto. Después de la pancarta de los políticos también hay colectivos, más grandes o más pequeños, como la UAMentiende, con una genial representación (aunque este año no haya podido ir, ahí han estado, como siempre, al pie del cañón), que alzan su voz para seguir reivindicando el derecho a ser como uno es. Y esta reivindicación va desde poder tener los mismos derechos que los heterosexuales, hasta exigir una educación que ayude a fomentar el surgimiento de una sociedad más abierta, más comprensiva. Para que bajen esas cifras de suicidio tan elevadas entre homosexuales, para que no se discrimine en las escuelas (institutos, etc). Por que está claro que la educación es básica y fundamental en la vida. A algunos, esto de lo de basta ya de armarios les suena a pederastia, y van con esos argumentos tan manidos y taaan bien argumentados (nótese la ironía). Esta reivindicación lo que pide, al fin y al cabo, es que nos dejen vivir en paz. Y si a uno le apetece ponerse unos tacones, pues que se los ponga, sin tener que aguantar que le miren mal, o le peguen.
A pesar de que la situación en España dista de ser perfecta, como ya he dicho, es una de las mejores del mundo, porque se nos reconocen derechos que la mayoría de países no reconoce. Más allá de eso, unos 80 países de todo el mundo no es que no nos reconozcan los derechos, sino que nos discriminan legalmente, siendo la homosexualidad ilegal y estando perseguida en un rango de legislaciones que van desde las penas de cárcel, los castigos físicos, hasta incluso la cadena perpetua y la pena de muerte en algunos países islámicos.

Orgullosos, por poder ser quien queramos, a todas las horas del día.
Orgullosos, por no tener que escondernos
Orgullosos, por amar a quien nos dé la gana.
Orgullosos, por todo lo que hemos conseguido.
Orgullosos, por ser como somos.
Orgullosos y visibles, porque la invisibilidad es lo que buscan los que nos odian, y nos llaman enfermos y degenerados.
Orgullosos, y alzando la voz por aquéllos que no pueden hacerlo.

Homófobos del mundo, id acostumbrándoos, porque la libertad engancha. Y no vamos a renunciar a ella.

3 comentarios:

Carla Sánchez dijo...

BRAVOOOOOOOOOOOOOO!! Así se escribe hostia.

Aída dijo...

Estoy de acuerdo con Carla y firmo sólo por envidia de que haya firmado ella xDDDDD

Me alegro que resucites este blog. Un besito!

natsufan dijo...

Como me dijo alguien una vez: se puede decir más alto, pero no más claro.

Y debo añadir que a mí me gustan mucho los colores de la marcha del Orgullo gay. Al principio me molestó que se hubieran apropiado del arco iris (me encantan los arco iris), pero luego pensé "bueno, ¿y a mí que me importa que el arco iris se asocie a la homosexualidad? Si tan tolerante y abierta de mente soy, no debería ir diciendo "el arco iris es mío", o "yo no tengo nada en contra de los gays, pero yo no lo soy". Si tan moderna soy, no debería importarme un comino que me crean una de ellos." XD. Hasta los que nos creemos más abiertos de mente necesitamos un recordatorio de cuando en cuando XD Por eso está bien que salgáis a la calle, os manifestéis y abráis blogs... El respeto también se practica y se aprende... y ponerse en el lugar de los demás es lo que ayuda más que nada.

Un abrazo,

Isa